“La llegada hacia el Dharma parecía, para aquel entonces, lejana. Tuvo una visión. Se encontraba a mitad de recorrido. Estaba en su decimoprimera vida y, pese a creer que era suficiente, todavía le faltaban aprendizajes para alcanzar el eslabón final del camino.
Al menos esperaba encontrar una pista para responder a la pregunta que se hacía en los breves momentos de vigilia que la habitaban…”
 


 

 

Ver notas de cata