…El día que fui colocado en esa esquina entendí que tendría una función pública… (pág. 87)


….Pese a la corta estatura que poseo (no llego a medio metro); he sido erigido monumento nacional… (pág. 87)




.Hay tronos, que no conviene ocupar, lo digo por experiencia. Un objeto adorado es pasivo: no desea; sólo es deseado. Por eso, a veces, fantaseo que puedo escapar a esta condena, dejar el pedestal vacío… (pág. 88)