Palabras, canciones, formas y vino

Hoy se presenta el texto con nueve cuentos de Gabriela Nafissi. La obra incluye fotos intervenidas digitalmente a partir de una serie de esculturas de Guillermo Rigattieri. También hay música original, compuesta por Andrés Ceccarelli, y un cortometraje de Ramiro Navarro. Ha sido editado por Fabricio Portelli. La edición de lujo cuenta con una línea de vinos especialmente producida por el enólogo Marcelo Pelleriti. Por qué esta obra es sencillamente imperdible.

¿Qué tienen en común la biblioteca de un médico de pueblo ferroviario de Monte Comán, a 270 kilómetros de Mendoza, con un discípulo de Robert Fripp, con un escultor nacido en San Rafael, más un cineasta con paso por Hollywood y, por si fuera poco, con uno de los enólogos más encumbrados de la industria en Argentina? Buena parte de la respuesta la tiene la psicóloga Gabriela Nafissi, a horas de su debut literario.

Nafissi es la autora del libro “Reencarnaciones”, una obra que ha sido definida dentro del género “cuentos audiovisuales”. “Ya desde chica siempre quería escribir”, cuenta. Y subraya que es “la palabra lo que ha causado esta reunión de expresiones y lenguajes”.

Es que, debido a los cuentos que completan “Reencarnaciones”, surgieron correlatos en lo musical, en lo plástico y hasta en lo audiovisual, sin obviar que sus verbos han dado paso también a otras palabras.

Sin embargo, no todo queda allí, ya que el colectivo artístico ha pergeñado hasta instalaciones para ambientar y sugerir mundos desde cada una de las historias, para la presentación del libro en sociedad, que sucederá hoy, en la Alianza Francesa.

“Los distintos lenguajes que se han derivado se han amoldado a estas historias, pero en todos los casos se han expresado con su propio vuelo”, acota la autora. Una de las vertientes la protagoniza Andrés Cecarelli, de la escuela de Robert Fripp, quien ha compuesto una canción original para cada uno de los cuentos que integran el volumen, que ya son parte de un CD dentro de esta propuesta artística.

“Reencarnaciones” es, ante todo, un libro que incluye nueve cuentos, unidos por el espíritu de revivir ciertos pasados, con visión desde el presente y hasta anticipando futuros, en un sentido amplio de lo que su título deja entrever. No hay una geografía definida pero sí un espíritu, como en el caso de la historia de Madame Nzinga, que remite a un relato de directa relación con Angola.

Es que como apunta otro escritor (y músico), Mario Araniti, “hay una propuesta de juego y ajedrez que se atreve a temas esenciales. En el novedoso marco lúdico que trae la autora, el camino conduce a tantos finales abiertos como se atreva el lector que quiera viajar”.

El placer de los sentidos

Para completar una idea, la experiencia artística inscribe acaso toda una declaración de pertenencia, al lanzarse junto al libro el primer rótulo de una serie de vinos inspirados por los textos. Se trata de la línea Touché, bajo el paraguas de la marca “Reencarnaciones”, al cuidado del prestigioso y premiado enólogo Marcelo Pelleriti (Clos de los 7).

Serán 300 botellas las que apoyarán el lanzamiento de la obra, es decir, una partida más que limitada, a degustar por amantes de esa combinación de tiempos inmemoriales: el vino y la palabra, o, mejor dicho, la cúspide del placer de los sentidos.

Nafissi reconoce la escritura como su primera vocación. Todo remite a su infancia en el pueblo de Monte Comán, rodeada por la inmensa biblioteca de su padre, que era el famoso médico de la villa. Allí desarrolló cierta compulsión por el objeto libro.

“Soy una lectora voraz. Esa sería mi primera vocación. En el fondo, esto de escribir es un gran juego, casi un chiste. Pero todo chiste tiene algo de verdad”, remata, en tono psicológico. Más tarde repasa alguno de sus amores literarios, como el ofrendado a Silvina Ocampo, mientras acaba de terminar de leer la novela “La mujer rota”, de Simone de Beauvoir.

El libro “Reencarnaciones” ha sido publicado por la Editorial Simposium, a cargo de Fabricio Portelli, una de las figuras del negocio editorial que gira alrededor del vino, la gastronomía y el turismo. Sus productos incluyen guías internacionales de vinos, revistas para conocedores, programas de televisión y publicaciones para consumidores desprevenidos, así como eventos regionales e internacionales.

El lanzamiento y presentación del libro acaso sea el momento inicial para develar esta “invitación a la verdad de la invención”, que “supone un recorrido con sus propias discontinuidades, va del texto a la música y al arte visual y/o audiovisual, donde el lector-oyente-espectador puede alterarlo como lo desee”, resume Gabriela Nafissi.

Fuente: losandes.com.ar

Touché, el nuevo vino de Marcelo Pelleriti

El enólogo Marcelo Pelleriti presentó el sábado Touché, uno de sus más nuevos vinos, bajo su sello siempre tan personal, enmarcado en el lanzamiento del libro objeto “Reencarnaciones”, de Gabriela Nafissi.
Pelleriti es el enólogo responsable de la bodega Monteviejo -del grupo Clos de Los Siete- y trabaja desde los inicios del proyecto, junto a Michel Rolland. Además, el winemaker participa anualmente de la elaboración de dos chateuxs en Burdeos.
Dice Pelleriti: “Los vinos representan la personalidad de quien los hace. Cuando uno crea algo muestra rasgos de su personalidad. También hay que decir que uno se adapta a distintas escuelas de vinificación. En mi caso, mi profesor y quien me enseñó a hacer vinos, fue Michel Rolland, netamente francés. Eso tiene una marca muy fuerte en el estilo de vinos que estoy elaborando.
Acerca de Michel Rolland opina que “es muy polémico en el mundo del vino donde la gente no conoce mucho lo que él hace. Pero es una persona que cambió la historia de la vitivinicultura. Él, 30 años atrás hizo los cambios que en la Argentina han sucedido hace 5 años. Podemos decir que ha sido un visionario de la vitivinicultura actual.
¿Cómo llegó a ser enólogo, el también músico? Aquí ensaya parte de una respuesta: “Nunca me planteé otra profesión. Cuando yo era chico, mi abuelo tenía unas pequeñas parcelas de viñedos y yo lo ayudaba a hacer su vino patero. Nunca tuve dudas ni me planteé otra profesión como opción”.

 

Fuente: masquevidadigital.blogspot.com.ar